Residuo: Se refiere a cualquier material generado en el proceso de extracción, beneficio, transformación producción, consumo, utilización, control o tratamiento, cuya calidad no permita utilizarlo nuevamente en el proceso que lo generó.

Residuos peligrosos: Son todos aquellos residuos en cualquier estado físico, que por sus características corrosivas, reactivas, explosivas, toxicas, inflamables o biológico-infecciosas, representan un peligro para el equilibrio ecológico y el medio ambiente.

Confinamiento controlado: Se trata de una obra de ingeniería para la disposición final de residuos peligrosos que garantice su aislamiento definitivo.

Contenedor caja o cilindro móvil: Se trata de un contenedor donde se depositan los residuos peligrosos para ser transportados.

Degradación: Se trata de procesos físicos, químicos o biológicos, para llevar a cabo la descomposición del material.

Disposición final: Es una acción que se lleva a cabo para depositar permanentemente los residuos en sitios y condiciones adecuados, y así, evitar dañar el medio ambiente.

Envasado: Es la acción de introducir un residuo peligroso en un recipiente para evitar su dispersión o evaporación, así, como facilitar su manejo.

Empresa de servicios de manejo: Se refiere a una persona física o moral que preste servicios para realizar cualquiera de las operaciones comprendidas en el manejo de residuos peligrosos.

Generación: Es la acción de generar residuos peligrosos.

Generador: Es la persona física o mora que como resultado de sus actividades produzca residuos peligrosos.

Incineración: Es un método de tratamiento que consiste en la oxidación de los residuos por medio de una vía-combustión controlada.

Lixiviado: En general se denomina lixiviado al líquido resultante de un proceso de percolación de un fluido a través de un sólido. El lixiviado generalmente arrastra gran cantidad de los compuestos presentes en el sólido que atraviesa.

Manifiesto: Es un documento oficial en el que la compañía mantiene un estricto control sobre el transporte y destino de los residuos peligrosos dentro del territorio nacional.

Reciclaje: Es un método de tratamiento que consiste en la transformación de los residuos con fines productivos.

Recolección: Es la acción de transferir los residuos peligrosos al equipo destinado o conducirlos a las instalaciones de almacenamiento, tratamiento y reúso, o a los sitios para disposición final.

Residuo incompatible: Es aquel residuo que al entrar en contacto o se mezcla con otro provoca una reacción de calor o presión, fuego o evaporación, partículas, gases y vapores peligrosos; pudiendo provocar una reacción violenta.

Reúso: Es el proceso de utilización de los residuos peligrosos que ya han sido tratados y que se aplicarán a un nuevo proceso de transformación o de cualquier otro tipo.